Migración a la nube, ¿qué es y por qué te debe interesar?

Migración a la nube, ¿qué es y por qué te debe interesar?

En el mundo empresarial, lo más habitual es que se cuente con infraestructura donde se aloja el software con el cual se administra el negocio. Regularmente el área de TI (en algunas empresas puede tener una denominación diferente), es quien se encarga de gestionar todo lo relacionado al sistema, tanto de hardware como de software. Este modelo tradicional de aplicaciones empresariales se conoce como On Premise. 

Sin embargo, estamos en un momento histórico donde lo tradicional está transformándose y en constante evolución. De aquí la decisión estratégica de muchas compañías de hacer caso al llamado de la transformación digital.

Pero, ¿hacia dónde conduce este proceso de cambio?

Todos los caminos llevan a la nube 

Los procesos de transformación digital conducen inevitablemente hacia la nube. De acuerdo a un estudio de Gartner, 6.9% de las corporaciones planean incrementar su gasto en TI en 2021. En tanto, según Forrester el 30% de las empresas pronostican acelerar sus gastos en temas de cloud, seguridad y riesgo, redes y movilidad.

¿Pero a todo esto, queda claro qué debemos entender por “la nube”? Antes de continuar, definiremos este concepto. “La nube” hace referencia a una nueva forma de implementación de software en las empresas en el que todos los datos y aplicaciones se convierten eventualmente en servicios online. Uno de sus principales atributos es la movilidad total. Esto se traduce en la posibilidad que tiene el usuario de acceder a su información desde cualquier parte del mundo, siempre y cuando cuente con un dispositivo conectado a internet.

Ahora bien, existen tres modelos de servicio en la nube:

Software as a Service (Saas): software que está disponible vía online y se accede a él a través de un modelo de suscripciones. Por ejemplo: Oracle, Dropbox, Slack y MailChimp.

Platform as a Service (PaaS): plataformas que proveen herramientas para el desarrollo de aplicaciones. Por ejemplo: AWS Elastic Beanstalk, Heroku y algunos servicios de Microsoft Azure. 

Infrastructure as a Service (IaaS): ofrece a los usuarios finales una infraestructura de TI a través de Internet. Por ejemplo:  AWS EC2, Rackspace, Digital Ocean y Google Compute Engine.

En términos simples, el concepto “como servicio” implica que alguien más gestiona la herramienta para que el usuario se enfoque en las tareas más importantes: desarrollar una aplicación, escribir lenguaje de programación, manejar los sistemas operativos y también,administrar el negocio a través de un sistema de gestión empresarial (ERP por sus siglas en inglés).
Dentro de esta especificidad, de acuerdo a las necesidades de las empresas, el modelo de servicio que ofrecen, el despliegue y alcance que tengan, pueden optar por tres tipos de cloud:

  • Públicas: es el servicio más popular. El software se encuentra instalado en los servidores de la empresa que provee el servicio y el acceso es a través de internet. El costo es bajo, pero la personalización es limitada.
  • Privadas: su principal característica es la seguridad, el control total, así como el acceso a la información es de acceso exclusivo para el usuario o empresa, es de costo elevado.
  • Híbridas: mezcla de pública y privada. El usuario decide qué información se destina a cada nube. Un inconveniente de este tipo de nube es la conectividad y comunicación, sin embargo, las mejoras continuas van disminuyendo los fallos y cambiando las tendencias hacia un incremento de este tipo de modelo.   

Uno de los puntos cruciales a considerar por todos para determinar qué modelo implementar es la seguridad y privacidad en la información. Según Gartner, desde este momento hasta el año 2025, el 50% de las empresas estará invirtiendo en tecnologías que prioricen la privacidad de su procesamiento de datos.

Beneficios de migrar a la nube (M2C)

Entre los principales beneficios que se destacan de esta transformación surge el tema de los costos. ¿Por qué? Simplemente por el ahorro de costos en infraestructura y administración de la plataforma. La lista continúa así:

  1. Reducción de costos debido a la eliminación de infraestructura, mantenimiento y administración de la misma. 
  2. Altos niveles de personalización de acuerdo a las necesidades del usuario.
  3. Escalabilidad de procesos y volumen de trabajo.   
  4. Tiempo de implementación más cortos en comparación con el servicio on premise.
  5. Disponibilidad del servicio 24/7. Se ofrece una rápida recuperación de los problemas que se pudieran presentar. 
  6. Accesibilidad total al servicio desde cualquier lugar con un dispositivo conectado a internet.   
  7. Seguridad avanzada. Los protocolos de seguridad cada vez son más avanzados para ofrecer la tranquilidad al usuario de que su información está protegida.   

Finalmente, entre las tendencias que muestran un crecimiento acelerado en el mundo de las tecnologías de la información se encuentra precisamente la nube (o también conocida cloud computing), sumando los beneficios que se obtiene de ella, se convierte en un necesidad estratégica para las empresas adoptar esta tecnología. Entre los principales proveedores de este servicio se encuentra Oracle Cloud. Destaca por la robustez de su solución, así como por la seguridad.  Si tu empresa quiere emprender el camino de la transformación digital, por aquí puedes empezar.

Fuentes: Tic Portal, Forbes, Forrester, Gartner.